Subjetividad, Psicoanálisis y Neurociencias: En búsqueda de un diálogo posible

Bond of Union-Maurits Cornelis Escher
Bond of Union-Maurits Cornelis Escher

“No aspiramos a vivir sin incertidumbres, pero deberíamos identificar qué o quienes fabrican incertidumbres que nos aplastan para dejarnos sin futuro” Luis Hornstein. Las encrucijadas actuales del psicoanálisis

“La pregunta, explícita o no…ya no es ¿es eso verdad?, sino ¿para qué sirve? En el contexto de la mercantilización del saber, esta última pregunta, las más de las veces, significa: ¿se puede vender? Y, en el contexto de argumentación del poder ¿es eficaz?.” Jean François Lyotard. La condición posmoderna

“¿Qué distingue al conocimiento de la superstición, la ideología o la pseudo-ciencia? La Iglesia Católica excomulgó a los copernicanos, el Partido Comunista persiguió a los mendelianos por entender que sus doctrinas eran pseudocientíficas. La demarcación entre ciencia y pseudociencia no es un mero problema de filosofía de salón; tiene una importancia social y política vital” Imre Lakatos,.La metodología de los programas de investigación científica

“La metáfora y la invención, son las únicas capacidades que distinguen radicalmente a la especie humana, para bien y para mal, del resto de las especies animales. Lo que nos aportan los neurobiólogos es cómo esas cualidades específicamente humanas se van encarnando, también para bien y para mal, en el complejo perceptual, neuronal, corporal, para reactuar desde ahí, sobre los vínculos sociales y la cultura.” Sergio Rodríguez, Cruces entre psicoanálisis y neurobiología

Asistimos permanentemente a publicaciones, propaganda y comentarios en las redes sociales que enfrentan la Neurociencia Cognitiva con el Psicoanálisis como si fuera un River-Boca, de la cual uno de las dos posturas teóricas se tiene que ir a la B porque supuestamente no es ciencia o porque no tiene en cuenta la subjetividad de la persona a la que asisten.

Ahora bien, utilizar juicios críticos del tipo “o uno u otro”, excluye de raíz el pensamiento complejo y claramente no sirve para un debate generador de nuevos conocimientos. Pensemos sino en las estériles luchas de poder de los físicos del siglo pasado, respecto a la naturaleza de la luz.  ¿Corpúsculo u onda? Hoy sabemos que ambos son posibles y complementarios.  Afortunadamente a partir del siglo XX se operó un cambio epistemológico que enriqueció los debates interdisciplinarios y los avances científicos. Prigogine lo describe como el “trastorno epistemológico” que introdujeron las ciencias de la complejidad, en particular la física y la teoría de los sistemas. Ellas descubrieron que lo estable, lo invariante, lo repetitivo, sólo queda restringido a pocas situaciones. Cualquier nuevo orden surge siempre a partir del caos y la desorganización. Lo esencial de la naturaleza es que el universo está lleno de incertidumbres y por lo tanto de creatividad. En este sentido, el surgimiento del psicoanálisis a fines del SXIX fue pionero en este cambio epistemológico y marcó una ruptura con el orden determinista de su época. Tempranamente el psicoanálisis puso en cuestión la psicología de la conducta medible, estandarizable, predecible y controlable, con leyes y técnicas aplicables para todos los sujetos por igual. Por otro lado, a partir de 1950, la escuela cognitivista con raíces en la teoría de los sistemas, hizo aportes al estudio de los procesos complejos de pensamiento del ser humano y su relación con el “precableado” neuronal. Estos aportes, lejos de oponerse a la teoría psicoanalítica, constituyen un valioso complemento a sus postulados sobre el desarrollo del aparato psíquico y sobre las operaciones de la cadena de representaciones significantes inconscientes.

Vayamos entonces a la mayor crítica al psicoanálisis:

¿Es el psicoanálisis una ciencia?

Para que una rama del conocimiento sea considerada una ciencia, tiene que tener un objeto de estudio y un método considerado científicamente adecuado para poder articular un saber y para formalizar las leyes y procesos que rigen las estructuras y sistemas de su objeto de estudio.

En este sentido el psicoanálisis es ciencia y su objeto de estudio es el inconsciente. Sabemos que cada ciencia debe adaptar los métodos a su objeto de estudio, por lo tanto, los métodos de medición de la eficacia del psicoanálisis y las neurociencias, divergen. La conducta, es factible de ser medida con los métodos experimentales tradicionales y es posible de ser estandarizada en parámetros de respuesta que caen dentro de una curva normal, en función de los observables que se repiten estadísticamente. El psicoanálisis al tener como objeto de estudio el inconsciente singular, no puede hacer ciencia de los estándares sino de las diferencias, del inconsciente en tanto objeto intangible e imposible de tipificar. Para ello, el psicoanálisis utiliza un método distinto al experimental: el método abductivo. Este método integra tanto al método inductivo como deductivo sin negarlos y los articula en forma dinámica, bajo una lógica distinta. Por otro lado, el método abductivo es propio del paradigma indiciario y se diferencia del paradigma galileano-positivista. En este último se da prioridad a lo repetible, a lo medible, a lo comunicable, a las generalizaciones y coincidencias, privilegiando lo cuantitativo y descartando las características individuales. El paradigma indiciario en cambio, prioriza lo irrepetible, lo singular, lo original y el acontecimiento azaroso. Hacer ciencia dentro del paradigma indiciario y a través del método abductivo, le permite al psicoanálisis estudiar objetos que, como el inconsciente o el habla individual, no son tangibles, ni tienen una ubicación neuronal precisable ni se pueden hallar dos ejemplares iguales, aunque sí se sabe de su existencia por sus “indicios”. Todas las formaciones del inconsciente (sueños, lapsus, actos fallidos, síntomas y las rupturas del discurso en general), dan cuenta de una lógica, dinámica y características propias del inconsciente, que son diferentes a las de los procesos conductuales y cognitivos observables. Considerar que el psicoanálisis no es ciencia, porque utiliza métodos no experimentales, es como decir que la teoría de cuerdas de la física no es científica, porque muchos de sus postulados teóricos no pueden medirse en la práctica, aunque puedan observarse las consecuencias.  Así como la física teórica justifica sus axiomas con desarrollos matemáticos, el psicoanálisis justifica su teoría apoyándose en los modelos y  la metapsicología que Freud y sus sucesores postularon para articular la tópica, dinámica y economía de los sistemas del aparato psíquico. Otra crítica que suele hacerse al psicoanálisis es que es una ciencia que no tiene validez actual, porque se comenzó a elaborar a partir de fines del SXIX. Esta crítica desconoce la evolución permanente del corpus teórico psicoanalítico, y contiene además una cierta ingenuidad comparable a si un estudiante novato de física, dijera que no estudia las leyes gravitatorias de Newton, porque son del SXVII.

El Ser Humano: Sujeto u objeto de estudio?

Los cuerpos celestes y los animales no humanos no hablan ni desarrollan cultura. En cambio los seres parlantes desarrollan un aparato psíquico y alcanzan un grado de consciencia de la finitud de la  vida y de la necesidad de un otro para garantizar mínimamente la supervivencia (individual y de la especie). La consecuencia más inmediata de la humanidad es la generación a nivel colectivo, de complejas organizaciones con disímiles niveles de poder, y a nivel individual, la búsqueda de un sentido para la vida que contrarreste la angustia que produce ser conscientes de la mortalidad y la dependencia de los deseos de un otro para relacionarnos. Eso convierte al Hombre en un objeto del Universo muy particular: un Sujeto. Un Sujeto que no es un Yo ni un individuo. Un Sujeto que aparece sólo cuando asume una posición al hablar y se compromete con la palabra que profiere (sea o no consciente de ello). Por ello, por las implicancias subjetivas, el estudio de las estructuras, organizaciones y reorganizaciones del aparato psíquico, las neurológicas del aparato cognitivo y las adaptativas de la conducta, implican para las ciencias del campo de la salud mental, desafíos epistemológicos aún más difíciles que los que enfrentan hoy las ciencias naturales, por la dimensión ética que implica que su objeto de estudio sea un Sujeto. Para acceder a la forma particular del saber sobre lo humano, tanto psicoanalistas como psicólogos debemos desprendernos de dogmas, ritos, lenguaje críptico, ortodoxias, emblemas, fueros y prácticas coaguladas, caso contrario, nuestro trabajo clínico es “clínica muerta” y está condenado al fracaso. También debemos alejarnos de cierta pretensión de ciencia “objetiva” y eficiente, mas no de eficacia. Lograr los objetivos en el menor tiempo posible, cuando de salud psíquica se trata, en general lleva a la sobremedicalización y al consumo de terapias que, bajo el manto de una pretendida modernidad, sólo sirven para mantener las subjetividades atadas al poder de turno y para añadir nuevos síntomas a los ya existentes al momento de la consulta. Si queremos generar debates fructíferos, debemos incluir y sumar. Las distintas corrientes psicológicas y el psicoanálisis tienen mucho que decir, cada una sobre su objeto de estudio y con los métodos de investigación acordes a él.  El problema es encontrar el tema adecuado a la situación de un debate interdisciplinario. Y sobre todo, ponernos de acuerdo sobre qué consideramos que es Un Sujeto a la hora de encarar nuestra práctica clínica.  Según consideremos que es Ese Sujeto que llega a nuestro consultorio, así será la amplitud y límites de nuestra investigación teórica y nuestra práctica clínica, es decir nuestra postura ética. No creo que aquí podamos encontrar complementariedades, porque si hablamos de ética, no se puede compartir una postura. O se está de un lado, o se está del otro y detrás de cada lado hay juegos de poder e intereses. Sí creo que hay espacio para un diálogo interdisciplinario fecundo respecto a cuál es el paradigma vigente en salud, cuáles son las consecuencias sobre las subjetividades, cuál es el discurso que la ciencia opera sobre la demanda del sufriente, si es útil objetivar esta demanda en cifras y estadísticas y si este discurso permite el desarrollo del Sujeto. Y la pregunta más difícil: ¿Para quién investigamos y/o hacemos práctica clínica? En este punto, el psicoanálisis, es inflexible, puede haber diálogo, más no debate ni mucho menos postura superadora. El único amo que reconoce el psicoanálisis es el deseo.  En palabras del psicoanalista francés Eric Laurent:

“El discurso psicoanalítico no cesa de devolver a los sujetos a la singularidad de su deseo, de su fantasma, de su síntoma. Es un discurso que subraya el fuera-de-marco del sujeto, su subversión fundamental de las categorías, su carácter profundamente fuera de normas. Cada cual está un poco enfermo, descentrado, desplazado, excéntrico, respecto a toda categoría que quisiera sujetar con alfileres al sujeto.”

Lic. Liliana Paz Mendez

2wCel/Whatsapp 1559428070

Psicóloga UBA

Atención Clínica Jóvenes-Adultos-Parejas

Orientación Vocacional y Ocupacional

Aranceles Reducidos-Reintegros Prepagas

 

 

 

Nuevas formas de trabajo y sus efectos en la constitución subjetiva. ¿Esclavitud o Sublimación?

El Gabinete antropomórfico -Salvador Dalí
El Gabinete antropomórfico -Salvador Dalí

 “Ninguna otra técnica de conducción de la vida liga tan firmemente al individuo a la realidad como el trabajo…el trabajo brinda una satisfacción particular cuando ha sido elegido libremente, o sea cuando permite volver utilizables mediante sublimación mociones pulsionales” Sigmund Freud: El malestar en la cultura

 “Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro”. Plauto (254-184 a. C.)

 “El hombre es algo sagrado para el hombre”. Séneca (4 a. C., 65 d. C)

 

En estos días, llegó a mí una película sobre la fábrica de autos Tesla Motors. Tesla es una fábrica de veloces autos eléctricos  cuyos sistemas computarizados pueden manejar el auto en forma totalmente automatizada. Es interesante analizar el perfil laboral de su fundador Elon Musk. Su formación aúna por un lado la técnica (es físico) y por otro lado su perfil incluye formación en administración de empresas. Su empresaria está centrada en la transición hacia medios de transporte amigables con el medio ambiente que utilicen energías renovables. Esta visión incluye cualquier medio de transporte ya sean autos, aviones, trasbordadores, lanzaderas espaciales y sistemas de transportes de personas como el Hyperloop. En 2002 fundó SpaceX,  y en 2006 fundó SolarCity, la cual es actualmente  la mayor empresa proveedora de sistemas de energía solar en Estados Unidos. Pero los objetivos de Musk van más allá de los nuevos sistemas tecnológicos de transporte y energía. Musk ha invertido en la empresa Halcyon Molecular, cuya misión curar enfermedades, extender la longevidad y mejorar la calidad de vida.

Volviendo a Tesla Motors, podemos observar que los objetivos de la Compañía; se diferencian de los objetivos fordistas del siglo pasado centrados en fabricar autos en serie y a un precio que sus operarios pudiesen pagar. Por otro lado, si bien el esquema de producción de Tesla es toyotista, a diferencia del modelo toyotista, no incluye entre sus objetivos, aquéllos vinculados a las necesidades de pertenencia o ascenso social de sus empleados. Podríamos decir que estas nuevas empresas tienen objetivos sociales (salvar al planeta y a sus recursos) desconectados de la responsabilidad social inmediata por el bienestar de sus empleados o  de las comunidades en las que operan.

La línea de montaje es similar a las modernas fábricas de autos. Sus posiciones de trabajo, están compuestas por un robot, supervisado por un operario humano, a los sumo dos. Cada robot es multitarea, es decir, está programado para cumplir diferentes tareas en la producción. Impresiona la vastedad del edificio frente a los pocos operarios trabajando. Cuál es la función de los operarios?: programar los robots, supervisar la calidad, monitorear la ejecución y eventualmente “capacitar” y/o programar a los robots cuando se realizan correcciones a los procesos o para la ejecución de nuevas tareas. Son empleados altamente capacitados, con estudios terciarios y/o universitarios. Estos puestos de trabajo, a diferencia de los puestos de trabajo del pasado, ya no exigen un perfil de trabajador especialista, sino un perfil generalista, ya que los trabajadores deben adaptarse a puestos de trabajo y robots multitarea.

Si analizamos la empresa desde el aspecto comercial y de marketing,  observamos diferencias con la comercialización tradicional de autos. Tesla publicita sus autos en las exposiciones de automóviles que se realizan en todo el mundo  y por internet. Existen pocos locales Tesla, en las principales ciudades y son más parecidos a una tienda común que a una concesionaria. En sus tiendas se comercializan camperas, guantes, bolsos y valijas, porta objetos, etc, de diseños exclusivos de la marca Tesla, además de los accesorios para la carga de las baterías. Obviamente la compra de accesorios también puede hacerse por internet. El auto se compra por internet (tienen además un sistema propio de préstamos y de leasing) y el pedido puede ajustarse según las necesidades del consumidor, es decir que cada auto se diseña “taylor made”, no tienen modelos prototípicos, sino que el consumidor puede pedir un modelo propio escogido entre tres líneas (estándar, lujo y todo terreno).

 

Tomando el ejemplo de Tesla Motors podemos describir brevemente las características del mundo laboral y sus consecuencias en esta primera etapa del SXXI

  • La producción industrial deja de ser mano de obra intensiva para centrarse en unos pocos empleados altamente calificados y con perfiles generalistas
  • El trabajo repetitivo o de precisión, calificado o no, está siendo reemplazado por robots.
  • Los servicios crediticios y de cobranzas ya no están centralizados en instituciones financieras para la venta minorista, sino que cada empresa tiene sus propios sistemas de préstamos y cobranzas a sus clientes. (Musk cofundó en 1999 X.com, una empresa de servicios financieros y pagos vía correo electrónico, la cual derivó luego en la empresa Paypal). Los efectos de este descentramiento en los servicios de créditos y cobranzas podemos observarlos también en los cambios introducidos por Citigroup (la mayor empresa de servicios financieros del mundo), quien ha retirado la banca minorista en varios países del mundo, para concentrar sus operaciones en la banca mayorista (banca de empresas, administración de grandes fortunas y servicios de crédito a países)
  • El rubro servicios, con excepción de aquéllos que exigen necesariamente el cara a cara, se realiza en un todo o en parte por teléfono o internet a través de aplicaciones y dispositivos smart. El trabajo a distancia (teletrabajo) reduce los costos de las empresas en infraestructura edilicia y aumenta la descentralización de los servicios a escala mundial (es muy común hoy que la atención a cliente se realice en otro país de residencia del cliente, donde los costos laborales sean inferiores). Por otro lado, muchos servicios y transacciones que antes se realizaban a través de un humano vía contacto telefónico o el cara a cara, hoy se derivan hacia el “autoservicio” de los usuarios a través de aplicaciones informáticas vía teléfono o internet.
  • La alta descentralización y automatización de la producción de bienes y servicios hace tender a los salarios a la baja y neutraliza el poder de negociación de los gremios, tanto para negociar salarios como beneficios laborales. Por otro lado la disminución de las interacciones entre humanos en las transacciones de servicios, lleva a la desaparición de muchos puestos de trabajo tradicionales, lo que implica que la demanda de trabajo tiende a bajar, con sus consecuentes consecuencias de aumento del desempleo, baja de salarios y desarticulación de beneficios laborales.
  • Tiempos flexibles y trabajo en domicilio. Hoy en día se evalúa al personal por el cumplimiento de objetivos y la calidad del producto o servicio entregado, relegando a un segundo nivel los horarios y la rigidez en las horas de llegada o salida. Si bien es una ventaja, la desventaja está en que el trabajador debe afrontar los costos en uso de energía, banda ancha, teléfono y/o el desgaste y mantenimiento de las herramientas de trabajo, así como la necesidad de disponer de espacio en el domicilio o bien pagar costos de alquiler de oficinas y espacios tradicionales o coworking. Tal vez algunas empresas cubran estos gastos, pero lo más probable es que las empresas tiendan a desentenderse de los mismos.
  • El trabajo en relación de dependencia, se parecerá cada vez más al esquema del trabajo cuentapropista, donde es el trabajador quien asume los costos de todos los beneficios que antes pagaba la empresa. El trabajo en relación de dependencia se convertirá en una especie de “servicio tercerizado” y el trabajador perderá poder de negociación frente a las corporaciones empresarias, a menos que disponga de algún tipo de conocimiento o desarrollo tecnológico distintivo y exclusivo. Por otro lado, cualquier cambio en los esquemas productivos y económicos que afecten la demanda de trabajo, dejarán al trabajador a merced de sus propios recursos de subsistencia ante el desempleo y las crisis económicas. También es posible que los trabajadores se agrupen en cooperativas que produzcan bienes o servicios para grandes empresas, aunque existe una tendencia de las grandes empresas a producir todos los bienes, servicios e insumos necesarios, para así poder controlar flujo, stock, calidad y costos.

 

  • Transformación de la responsabilidad social de la empresa. La responsabilidad social con respecto al bienestar de sus trabajadores, será cada vez más, transferida al Sujeto laboral y/o a instituciones sociales estatales, en caso que los Estados cuenten con ellas. Las empresas mantendrán aspectos relacionados con fundaciones filantrópicas, que tienen la ventaja de servir para fidelizar a los clientes y reducir impuestos. Por otro lado, se perderá la noción de comunidad, ya que las empresas buscan concentrar su producción y/o servicios en cualquier lugar del mundo donde minimicen costos.

 

En este contexto, surgen varias preguntas respecto a la transición desde las formas de trabajo del pasado y las formas de trabajo hacia las que estamos migrando. En primer lugar, ¿Qué pasa con aquéllos Sujetos que no pueden adaptarse a las nuevas exigencias del mercado laboral? No tanto en términos de habilidades técnicas, ya que eso (en teoría) puede adquirirse con capacitación (si está disponible y es accesible). El problema se presenta con aquéllos nuevos rasgos de personalidad que exige el trabajo actual. A diferencia de los trabajos anteriores donde se desarrollaba un fuerte sentido de pertenencia con las empresas y sus concomitantes vínculos sociales dentro de los puestos laborales, el trabajo actual exige rasgos de carácter individualistas. Paralelamente, al ser el individuo su propio referente, y al estar diluida la necesidad de organizaciones sindicales, el nivel de competencia entre los individuos aumenta, en desmedro de los rasgos de cooperación y solidaridad. También las nuevas formas de trabajo,  disminuyen la necesidad del contacto cara a cara y los niveles de empatía, decaen, aumentando el riesgo de diversas formas de bullying laboral. El nuevo paradigma de sociedad del conocimiento exige de los Sujetos  altas capacidades de aprendizaje continuo, imaginación y desarrollo del juicio crítico, habilidades que reemplazan la anterior obediencia a las líneas jerárquicas. Deberemos asegurarnos que nuestras escuelas y educadores estén ajustados al nuevo modelo de sociedades del conocimiento y aprendizaje. Es posible que temporalmente exista un descentramiento adaptativo entre los esquemas de trabajo aprendidos en la escuela y los necesarios para el mundo laboral de hoy.

Finalmente, tal vez el punto más crítico del cambio: los desarrollos en inteligencia artificial y robótica han tornado obsoletos muchos puestos, tanto en las áreas de producción como de servicios. Un gran número de trabajadores se enfrenta no sólo a la baja de salarios sino también al desempleo. En algunas sociedades (ej. Alemania), han encontrado como alternativa la disminución de las horas semanales de trabajo para poder distribuir con mayor homogeneidad las necesidades de trabajo en sus comunidades. En otras sociedades (sobre todo en los llamados países del tercer mundo), un gran número de trabajadores han quedado excluídos del sistema laboral y no existe por parte de las corporaciones empresariales, interés en volverlos a incorporar al sistema, ya que los objetivos están centrados exclusivamente en la rentabilidad de las empresas. A menos que los Estados intervengan en la distribución del trabajo, la mayoría de los trabajadores quedarán relegados a puestos de trabajo de muy baja calidad y/o con condiciones laborales que no respeten los derechos humanos.

 

A modo de conclusión:

El trabajo no es sólo un medio para conseguir los recursos de subsistencia. El trabajo es un fundamental organizador psíquico y de las relaciones subjetivas. Sostiene el sentimiento de sí (cohesión yoica) y la autoestima (valoración yoica) así como las interacciones de los individuos dentro de una comunidad dada. Asimismo, el trabajo genera las condiciones para el desarrollo de las potencialidades creativas: siempre en la realización de una tarea hay una parte, por mínima que sea,  que se resiste a ser aprehendida. Algo que supera las capacidades de hacer y/o saber y que empuja el deseo de los Sujetos de establecer nuevas y creativas formas organizativas y tecnológicas para la realización del trabajo.

En un mundo que cada vez más se parece al “Mundo feliz” de la novela de Aldous Huxley, donde habita la manipulación genética y neuronal y donde los dispositivos cibernéticos son moneda corriente, una fuerte revisión de las formas de distribución del trabajo y sus relaciones con los derechos humanos, se hace necesaria. Si a esto le sumamos que la inteligencia artificial y los robots han sustituido muchas habilidades humanas, y que las nuevas formas de trabajo están disminuyendo los lazos sociales, la revisión resulta además de crítica, urgente. Algunas comunidades han empezado a tomar conciencia de la necesidad de proteger los recursos del planeta y de desarrollar industria y producción amigable con los sistemas ecológicos. Sin embargo, pareciera que esa conciencia ecológica no se ha extendido a la necesidad de respetar los derechos de todos los hombres a tener una vida digna, donde poder desarrollar sus potencialidades a través del trabajo. Asistimos a una tercera guerra mundial, silenciosa, por la competencia del más fuerte, que destruye los tejidos sociales. No son las herramientas ni las tecnologías que hemos desarrollado, el problema en sí, sino el uso que hacemos de ellas y, más aún,  las formas de relaciones que establecemos entre los Sujetos en función de las nuevas tecnologías. Como siempre el problema es ético. ¿Prevalecerá una ética economicista de relaciones costo-beneficio, donde los Sujetos sean un insumo más? ¿O podremos construir sociedades respetuosas de la igualdad de derechos y de la vida, donde prime el deseo por que cada ser humano desarrolle al máximo sus potencialidades y su propia diferencia?. Ese pareciera ser el dilema de la humanidad desde tiempos remotos. Sin embargo hoy, la diferencia tal vez estribe en que hemos desarrollado una tecnología tal que nos lleva a creer, mucho más que en otras épocas, que la ciencia y la técnica es infalible y que en pos del avance científico se pueden justificar medios de selección social y exclusión. Así como hemos empezado a tomar conciencia de la necesidad de salvar al planeta y a sus recursos, es hora que empecemos a tomar conciencia de rescatar al Ser Humano en la dignidad de su diferencia. El trabajo será así o una condena bíblica a formas variables de pseudo esclavitud o una forma segura para “insertar al individuo en un fragmento de la realidad, a saber: la comunidad humana…[y para] desplazar sobre el trabajo profesional… una considerable medida de componentes libidinosos, narcisistas, agresivos y hasta eróticos” (S. Freud, 1929)

Trabajo como Esclavitud o Trabajo como Sublimación? La elección dependerá como siempre, de nuestra posición ética.

 

Lic. Liliana Paz Mendez

Psicóloga UBA

Cel/Whatsapp 1559428070

Email: psyche.ar@hotmail.com

 

Working Class Heroe (John Lenon) by Green Day

 

25 de Mayo. Liberación o dependencia?

"Manifestación". Antonio Berni
“Manifestación”. Antonio Berni

25 de Mayo. Liberación o dependencia?

 

“Libertad o muerte?. Como es sabido, la libertad, a fin de cuentas, es como la famosa libertad de trabajo por la que luchó, según dicen, la Revolución francesa -puede ser también la libertad de morirse de hambre, y precisamente a eso condujo en el siglo XlX.  Por ello, luego, hubo necesidad de revisar ciertos principios.  Si eligen la libertad, entonces, es la libertad de morir.”  Jacques Lacan “Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis”

 

Los eventos de la semana de Mayo de 1810 iniciaron el proceso de constitución del Estado Argentino. Fundados en los ideales de la Revolución Francesa, los patriotas forzaron al Virrey Cisneros a la cesación en el mando del Virreynato. Sin embargo cabe preguntarse acerca de la verdadera liberación de un pueblo y los sujetos que integraron dicho colectivo. Cómo pensar la liberación del sujeto, cuando sólo el 1% de la población (los criollos-españoles comerciantes y el ejército) participó de este movimiento. “El pueblo quiere saber de qué se trata” era el cántico agitado en la Plaza de Mayo. De qué pueblo hablamos? Pensemos que los grupos que apoyaron o llevaron adelante la revolución, no eran completamente homogéneos en sus propósitos, y varios tenían intereses dispares entre sí. Los criollos progresistas y los jóvenes, representados en la junta por Moreno, Castelli, Belgrano o Paso, aspiraban a realizar una profunda reforma política, económica y social. Por otro lado, los militares y burócratas, cuyos criterios eran llevados adelante por Saavedra, sólo pretendían una renovación de cargos: aspiraban a desplazar a los españoles del ejercicio exclusivo del poder, pero heredando sus privilegios y atribuciones. Los comerciantes y hacendados subordinaban la cuestión política a las decisiones económicas, especialmente las referidas a la apertura o no del comercio con los ingleses. Finalmente, algunos grupos barajaron posibilidades de reemplazar a la autoridad del Consejo de Regencia por la de Carlota Joaquina de Borbón o por la corona británica, aunque tales proyectos tuvieron escasa repercusión.

Este episodio me hace eco con los cacerolazos en la Argentina del 2001 y 2002, en los que la consigna era “Que se vayan todos” y que culminó con la renuncia del presidente Fernando de la Rua. También en el 2008, hubo cacerolazos, esta vez para defender los intereses sectarios del sector agrario. Bajo la consigna “El campo es de todos” se alzaron las voces de los barrios más acomodados de la Ciudad de Buenos Aires.

Me surge la siguiente reflexión: Se puede hablar de liberación de un pueblo cuando se alza sólo la voz de grupos movidos por intereses económicos, o la voz de la alicaída y golpeada clase media, quien sin embargo votó reiteradamente, durante más de una década a políticos que aplicaron las recetas económicas que llevaron al país a cifras récord de pobreza y desocupación. Cuál fue el costo de subordinarse al neoliberalismo de la época?Liberación o dependencia?

Así como la construcción de la subjetividad es un proceso de liberación de la historia familiar y de los mandatos de la época, para reescribir el guión de la propia historia; el proceso de liberación de un pueblo, es una construcción colectiva, donde el pueblo todo trabaja en la elaboración de un fin común, desprendido de guiones foráneos. Sólo cuando un pueblo puede superar sus diferencias internas y resolver sus conflictos de intereses bajo un modelo común, inclusivo, donde la consigna sea “Que ganemos todos”, la historia colectiva se abrirá como un ciclo creador y liberador del despliegue de nuevas potencialidades. Esperemos que este 25 de Mayo nos encuentre a todos unidos  independientemente de las banderas políticas y fundamentalmente revisando y repensando los hechos de nuestra historia, para finalmente,  poder brindar: “Al gran pueblo argentino, salud!!”

 

Lic. Liliana Paz Mendez

Psicóloga-MN 48359

Clínica de Adolescentes y Adultos

Orientación Vocacional y Ocupacional

Cel/Whatsapp 1559428070

https://psycheargentina.wordpress.com

Email: psyche.ar@hotmail.com

Himno Nacional Argentino en el Año del Bicentenario del 25 de Mayo 1810-2016

 

 

 

Angustia,trauma, resilencia y deseo

Death and life - Gustav Klimt
Death and life – Gustav Klimt

 

“Recuerden Uds. que el paciente enfermó a raíz de una frustración y que sus síntomas le prestan el servicio de satisfacciones sustitutivas” S. Freud,  Nuevos caminos de la terapia psicoanalítica

“Esto ominoso no es efectivamente algo nuevo o ajeno, sino algo familiar de antiguo de la vida anímica, sólo enajenado de ella por el proceso de represión…algo que, destinado a lo oculto, ha salido a la luz…Acerca de la soledad, el silencio y la oscuridad, todo lo que podemos decir es que son efectivamente los factores a los que se anudó la angustia infantil” S. Freud, Lo Ominoso

Qué es lo que tiene potencialmente capacidad para angustiar y hacernos enfermar?

En líneas generales podemos decir que la imposibilidad. La imposibilidad es la consecuencia de Lo Imposible. Lo real que no se puede domar ni vencer. Nos topamos con Lo Imposible cuando éste levanta cualquier barrera. Nada podemos hacer. Lo Imposible es como la muerte. Es una condición ante la cual ninguna estrategia nos sirve para eludirla. Por eso las depresiones no sólo pueden sobrevenir con la muerte de un ser querido. Cualquier otro imposible es también sentido y vivido como una muerte.

En este punto aparecen las diferencias de respuesta de cada Sujeto. El nivel de angustia varía y algunos sujetos llegan a  hacer síntomas depresivos.  Más que la cualidad del evento imposible,  para la respuesta importa cómo el Sujeto se posiciona frente al imposible.  Y la diferencia se establece según como el Sujeto se encontró por primera vez con lo imposible. La muerte física, el desamor, el fin de un amor, la caída de un ideal, son todas formas de lo imposible. Desde el inicio estamos signados por la imposibilidad. Somos seres que de entrada nacemos con la condición del final. No todo puede lograrse, no todo puede saberse, el amor no es incondicional. “Todo concluye al fin, nada puede escapar …” dice la canción popular. Frente a esto es que creamos fábulas sobre el amor eterno, o del superhéroe que puede hacer frente a todas las circunstancias (porque lo que más angustia no es tanto la propia imposibilidad, sino experimentar que no hay otro que pueda superarla). Estas fábulas, cual anestésico, nos alivian de Lo Inevitable. Y cuando la fábula cae, la sombra de lo real inevitable nos deja sin defensas. Sin embargo algunos Sujetos se reponen más fácilmente que otros frente a los finales, sin llegar a una angustia paralizante o a la depresión. En general se dice que son “resilentes”. Hemos escuchado bastante sobre el concepto de resilencia. La definición más común que da la psicología es  “capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas”. Esta capacidad depende en primera instancia del encuentro inicial con el trauma de Lo Imposible. Solemos fechar  el primer trauma en la circunstancia del nacimiento. Nacimiento entendido como separación inicial, como imposibilidad de hacer una unidad con un  otro. Si bien esto es cierto, los seres humanos nacemos con un antecedente a nuestra aparición física. Y este antecedente se llama “deseo otro”. El propio deseo puede surgir en la medida en que haya un otro deseante.  Podemos nacer deseados o no deseados y, además, nuestra existencia depende del tipo de deseo que los otros carguen a nuestras espaldas.  Porque no cumplir con esas expectativas y sostener los propios deseos y anhelos, a pesar de las expectativas del deseo del otro, suele ser una situación conflictiva y traumática, frente a la cual no todos los Sujetos se encuentran en óptimas condiciones para enfrentarla.

 

Frente a Lo Imposible qué hacer?

Francamente no me me resulta muy operativo el concepto de resilencia. No porque  sea incorrecto, sino porque su uso ha generado ciertas confusiones. En primer lugar, porque el término “capacidad”, lleva a pensar en algo que se tiene o no se tiene, con lo cual ciertos individuos estarían imposibilitados de por vida, para hacer algo con lo traumático (una posición que conlleva un auténtico trauma sobre trauma). En segundo lugar, porque se suele apelar a la voluntad  del individuo para hacer uso de dichas capacidades (“poné pila”, “vos podés”, “activá” se suele escuchar), en un momento en que el Sujeto angustiado o deprimido está absolutamente inhibido para hacer algo voluntariamente. Eso no significa que el Sujeto no pueda hacer nada frente a lo traumático.

En líneas generales, un tratamiento psicoanalítico apunta justamente a que los Sujetos puedan habérselas de otro modo con lo imposible y traumático. Algo que no sea síntoma doloroso o inhibición angustiada. Es un intento (diría intento creativo y fecundo) de habérselas de otra manera con eso que los psicoanalistas llamamos castración. El eje rector de este intento es el deseo del analista para que surja un deseante. Allí, donde se avizore, la más mínima veta de deseo, el analista debe avivar ese sagrado fuego. De nada sirve elaborar lo traumático, sino hay construcción de un presente y futuro posible con lo que sí se puede y desea.  Tejer la trama de un deseo más fuerte que la certeza del final inevitable, le permitirá al Sujeto sostenerse frente a la adversidad y transitar una vida que merezca ser vivida.

Lic. Liliana Paz Mendez

Cel/Whatsapp 1559428070

Psicóloga UBA

Adolescentes Adultos

Terapia de pareja

Orientación Vocacional

 

 

 

 

Deseo, Salud y Flores de Bach

Las Flores de Bach, su uso en la psicoterapia y su incidencia en el reestablecimiento de la Salud.

6flor de bach
Rosas Salvajes. Foto Liliana Paz Mendez

La verdad no necesita ser analizada, discutida o acompañada de muchas palabras. La verdad se comprende al instante, es parte de uno mismo. Sólo es en las cosas no esenciales y complicadas que necesitamos tanto convencimiento y eso ha dado paso al desarrollo del intelecto. Las cosas que cuentan son sencillas, ….son las que te hacen decir ” es como si siempre lo hubiese sabido!” Edward Bach “Libérate a ti mismo”

La enfermedad es el efecto de la falta de armonía entre cuerpo y psiquis. La falta de la armonía es el efecto de no poner en práctica nuestro propio deseo ya sea en el trabajo o en las relaciones sociales. La enfermedad entonces, es enfermedad del deseo. Por lo tanto, los síntomas no son la causa sino que son el emergente de la desarmonía entre cuerpo y mente. Una misma causa se manifiesta con distintos síntomas en los individuos. La enfermedad siempre es una manifestación individual y propia de cada sujeto. Por ello, cada preparado y combinación de esencias florales es única para cada Sujeto, no hay recetas “modelo” que sirvan para distintos individuos y debe ser el terapeuta o el médico quien indique los preparados.

Resaltamos que, la verdadera causa detrás de la enfermedad, y la más importante, es siempre el estado mental, que se refleja en una emoción negativa.

A cada emoción básica negativa (defecto), productora de enfermedad, le corresponde una hierba, cuyo efecto es una emoción básica positiva (virtud), que conduce al equilibrio y al restablecimiento de la salud.

A continuación introducimos un cuadro donde se indican las 38 Flores de Bach y su relación con las emociones. Aclaramos que este cuadro es una síntesis a título de presentación y no un análisis en profundidad de las Flores de Bach. Las emociones negativas se indican entre paréntesis y la esencia floral en negrita

 

1 (Controlador/Sobreprotección) Chicory  Amor

2 (Miedo a lo conocido Timidez) Mimulus Simpatía

3 (Temor Vago/ Fobia ) Aspen Paz Equilibrio

4 (Angustia) Agrimony Tranquilidad

5 (Indecisión) Scleranthus Firmeza Decisión Valentía

6 (Evasión de realidad/Distraído) Clematis Vivir aquí y ahora/Responsabilidad

7 (No poner límites) Centaury Fuerza/Voluntad

8 (Pesimismo) Gentian Resilencia

9 (Obstinación Exceso entusiasmo) Verbain  Pasión morigerada

10 (Búqueda de aprobación) Cerato Sabiduría

11 (Impaciencia Soledad) Impatiens Paciencia

12 (Terror Pánico) Rock Rose Coraje

13 (Orgullo Soledad del Orgulloso) Water Violet Humildad

14 (Intolerancia/Arrogancia) Beech Tolerancia

15 (Pensamientos compulsivos) Cherry plum Control de sí

16 (Falta de reflexión) Chestnut bud Aprendizaje de la experiencia

17 (Baja Autoestima) CrabApple Valoración. Pureza

18 (Exceso responsabilidad) Elm Acción Justa.

18 (Sentimiento de Pérdida) Gorse Fe

19 (Egoísmo) Heather Altruismo

20 (Celos Envidia Odio Rencor) Holly Compasión

21 (Nostalgia Vivir en Pasado) Honeysuckle Regocijo

22 (Agotamiento Hastío) Hornbeam Agrado Interés

23 (Sentimiento de fracaso) Larch Asertividad

24 (Depresión Tristeza) Mustard Ánimo

25 (Luchar obsesivamente contra la corriente

Dedicación obsesiva al trabajo) Oak Reconocimiento

26 (Agotamiento total físico/mental) Olive Empuje Potencia

27 (Perfeccionismo Severidad Rigidez) Rock Whater Flexibilidad

28 (Sentimiento Culpa Autoreproche) Pine Perdón

29 (Preocupación excesiva por otros) Red Chesnut Confianza

30 (Apatía Falta motivación) Wild Rose Motivación Interés

31 (Secuela traumatismo físico/mental) Star of Bethlehem Restitución Restablecimiento

32 (Desesperación Sufrimiento) Sweet Chesnut Esperanza

33 (Fanatismo Obstinación) Verbain Ecuanimidad

34 (Avidez por poder Abuso) Vine Justicia

35 (Temor al cambio) Walnut Seguridad

36 (Rumiación de ideas) White Chesnut Calma Dar Sentido a las cosas

37 (Falta de metas Descontento) Wild Oat Contento Conciencia de sí

38 (Sentimiento de ser víctima del
destino/Resentimiento. Rencor) Willow Empatía Afecto

 

En Síntesis

El deseo está íntimamente relacionado con el objetivo de la vida. Descubra el objetivo en su vida y trabaje para lograrlo. Esa es la forma de encontrar mayor armonía. Las flores de Bach y la psicoterapia, pueden ayudar en este proceso. Para elaborar la combinación justa de Flores de Bach, primero hay que descubrir el propósito/deseo guía, y hay que identificar las dificultades que interfieren con dicho propósito. Este es el objetivo principal de una psicoterapia: descubrir el propio deseo e identificar los obstáculos y conflictos que se interponen para alcanzarlo. Su psicoterapeuta por lo tanto, estará en mejores condiciones para recomendarle las esencias florales que se adecuen a su problemática y para acompañarlo en el camino de descubrir su deseo.

El profesional deberá ser capaz de entender cuál es el conflicto que causa la enfermedad o la falta de armonía entre el cuerpo y la mente del paciente y ofrecerá el tratamiento necesario para solucionarlo.

Importante: la indicación de las esencias florales específicas se realizará luego de la evaluación psicológica clínica del paciente, siendo un complemento no sustitutivo de las sesiones de psicoterapia. Las flores de Bach no interfieren con otros tratamientos farmacológicos o alternativos y no contienen sustancias psicoactivas que generen adicciones, así como tampoco tienen contraindicaciones. El paciente debe recordar que bajo ninguna circunstancia debe abandonar cualquier otro tratamiento médico que esté realizando, ya que la administración de flores de Bach no reemplaza ni sustituye a la medicina y psicoterapia tradicional.

Lic. Liliana Paz Mendez Psicóloga UBA

Jóvenes – Adultos

Terapia de Pareja

Orientación Vocacional

Honorarios Accesibles – Reintegros Obras Sociales

Email: psyche.ar@hotmail.com

Cel 1559428070

Estamos en: Zona Villa Devoto -Villa Pueyrredón y Zona Colegiales – Villa Urquiza – Belgrano R

 

  • En Villa Devoto y Villa Pueyrredón estamos en: Ladines 3941 entre B.Blanca y Chivilcoy (a 3 cs de General Paz y Avenida San Martín

Mapa de la Ubicación en Villa Devoto Villa Pueyrredón

  • En Belgrano R Colegiales Villa Urquiza estamos en: AV. de Los Incas 3529 entre Forest y Superí

Mapa de la Ubicación en Belgrano R Colegiales Urquiza

El deseo: auténtico motor de la vida

En los momentos de crisis el deseo de vivir puede desfallecer y aparece la angustia. Qué es el deseo y cómo se relaciona con la motivación y los proyectos personales

Puesta de sol en playa Claromecó. Buenos Aires Argentina
Puesta de sol en playa Claromecó. Buenos Aires Argentina Foto: Liliana Paz Mendez

Es lícito decir que el dichoso nunca fantasea; sólo lo hace el insatisfecho. Deseos insatisfechos son las fuerzas pulsionales de las fantasías y cada fantasía singular es un cumplimiento de deseo, una rectificación de la insatisfactoria realidad” Sigmund Freud. El creador literario y el fantaseo

Algunas veces sentimos nuestra vida aburrida y sin sentido.

Son momentos de crisis personal, donde las referencias e ideales respecto a la vida dejan de sostenernos.

En algunos casos,  la familia o los amigos, actúan de soporte para transitar la crisis. En otros, aquéllos en que hay  de signos de depresión (apatía, exceso o falta de alimentación, angustia permanente y sin sentido, dificultad o imposibilidad para realizar las tareas habituales y falta de atención) la consulta con un profesional se hace necesaria.

Por qué en los momentos de crisis sentimos que nuestra vida no tiene sentido?

La presencia de un proyecto personal, dirige hacia adelante y sostiene la satisfacción en el presente de nuestra existencia, mientras que en las crisis aparece la insatisfacción y sentimos que nuestros proyectos se derrumban o empiezan a perder sentido.

De todos modos, en condiciones normales,  solemos centrarnos poco en el presente, vivirlo con intensidad, “degustarlo”. Aunque también es cierto que vivir en un presente perfecto y permanente es un imposible. El presente perfecto tiene dos caras que se pueden observar bien en los efectos que producen las drogas. La primera es el tiempo gozoso de la vivencia, que se traduce corporalmente en un incremento de adrenalina y se relaciona con el encuentro supuesto de “LA” felicidad perfecta. La otra cara es el abatimiento cuando no logramos ese ideal. Como los ideales sólo son estados mentales, ya que “todo” no se puede, seguramente habrá momentos de frustración que se traducen en crisis. En los estados de salud, ante la crisis el Sujeto tiene la posibilidad de recuperar los eventos positivos de su pasado para repetirlos en el presente y proyectarlos en el futuro. También puede elaborar las situaciones traumáticas para lograr un equilibrio entre el todo y lo posible. En los casos en que el Sujeto tiene menores recursos para tolerar la frustración, en los estados de crisis aparecen impedimentos para delinear un nuevo proyecto, que genere la motivación necesaria para continuar viviendo.

Motivación siempre es sinónimo de empuje. Existen dos grandes modos de motivación: la motivación externa y la motivación interna. La motivación externa, se compone de los incentivos que vienen dados desde fuera,  por los otros o por el entorno, ya sean positivos (p.ej. reconocimiento, dinero o un ambiente agradable), o negativos (pej. castigo, indiferencia, ambiente hostil). La motivación externa es una auténtica “bomba de tiempo”, porque nos deja en manos de otro/s que en cualquier momento pueden suspender el incentivo o la atención hacia nosotros. El lema de la motivación externa es “lo hago por vos” y si, por algún motivo ese otro desaparece o deja de interesarse por nosotros, sobreviene la angustia.

Por el contrario, la motivación interna es el auténtico motor de la vida. A esta motivación interna podemos llamarla deseo. El deseo tiene raíz pulsional y está apoyado en Eros, es decir la pulsión de vida. Funciona proyectándonos al futuro en base a nuestros anhelos, objetivos, integrando nuestras capacidades e intentando repetir la experiencia de satisfacción y el goce de obtener logros, que generan autoestima. De allí la importancia de desarrollar las experiencias positivas, donde el goce provenga de la puesta en acto del deseo, auténtico motor de la vida.

Por ello los psicoanalistas consideramos que toda terapia psicoanalítica tiene (o debería tener) como horizonte llevar al Sujeto a poner en juego su deseo, no sólo para superar una crisis, sino para lograr un cambio creativo que aumente el sentimiento de sí y mejore la autoestima y la calidad de vida. Y para recordar siempre que tener “todo” es igual a la muerte del deseo.

Lic. Liliana Paz Mendez

Psicóloga UBA

Cel/Whatsapp 1559428070

No se desesperen (Luna Park 1984) – Los Abuelos de la nada

Inteligencia para qué? La capacidad de poner en juego el deseo.

Yo y la Aldea- Marc Chagall 1911
Yo y la Aldea- Marc Chagall 1911

“Nunca te conceden un deseo  sin concederte también la facultad de convertirlo en realidad. Sin embargo es posible que te cueste trabajo”. Richard Bach

” No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,/sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños./No te dejes vencer por el desaliento./No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,/que es casi un deber./No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario./No dejes de creer que las palabras y las poesías/sí pueden cambiar el mundo./Pase lo que pase nuestra esencia está intacta./Somos seres llenos de pasión./La vida es desierto y oasis./Nos derriba, nos lastima,/nos enseña,/nos convierte en protagonistas/de nuestra propia historia… ” Estrofa del poema “No te detengas” de Walt Whitman

La Inteligencia es considerada por muchos autores como una habilidad básica que influye en el desempeño de todas las tareas de índole cognoscitiva. La evidencia a favor de esta posición proviene de estudios correlacionales de las pruebas de inteligencia, los cuales han motivado el hecho de que algunos autores la definan basándose en la medición del Coeficiente Intelectual (CI), que abarca el raciocinio lógico, las habilidades matemáticas y las habilidades espaciales. Muchos no se sienten conformes con los tests de inteligencia que miden a través de un CI (cociente intelectual) porque en rigor, la inteligencia es algo más amplio: cada cultura define este significado, como por ejemplo ser un buen cazador es ser inteligente para ciertas tribus, ya de que esa habilidad depende la supervivencia de ese pueblo.

Al respecto, Howard Gardner, propuso una teoría de inteligencias múltiples según la cual existen al menos siete clases de inteligencias. En tal sentido, este autor fundamentó su noción de habilidades separadas, basándose en que,  en las pruebas de que el daño cerebral, a menudo interfiere con el funcionamiento de un área, como el lenguaje por ejemplo, pero no en otros campos, así como también, en la observación de que es común que la gente sobresalga en alguna de esas  áreas pero no en todas Por ello, la teoría de las IM (inteligencias múltiples) intenta dar cuenta de toda esta diversidad de capacidades cognitivas, es decir, no reducir inteligencia solamente a la razón y la lógica.
En el modelo de Gardner, la inteligencia ya no es vista como algo unitario, como una capacidad específica, sino como un conjunto de inteligencias distintas y, hasta cierto punto, independientes. Gardner  define la inteligencia como la “capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas”. Y, así como hay muchos problemas para resolver, de distinto tipo, también hay muchas inteligencias que se ponen en juego en cada caso.
La inteligencia no es algo innato, ni algo “que se posee” de una vez y para siempre; implica también el potencial para crear y para resolver problemas, con lo que se ponen los cimientos para nuevos conocimientos. En este sentido, lo innato se desarrolla en el devenir histórico del sujeto. Todos los seres humanos disponemos de las siete inteligencias, no hay tipos puros, hay predominancia de uno o varios y todas las inteligencias son igualmente importantes, lo cual pone de manifiesto la necesidad de las construcciones sociales en la cultura, no los logros individuales.
Desde esta óptica de la inteligencia, es preciso repensar los procesos de enseñanza-aprendizaje, así como redefinir el proceso de orientación vocacional y ocupacional. Es absurdo insistir en que todos los alumnos aprendan de la misma manera, así como “forzar” una vocación en función de un mandato social de “carreras para inteligentes y exitosos”. Además, hay que plantear si una educación centrada sólo en algunos tipos de inteligencia es la más adecuada para preparar a los alumnos a fin de que vivan en un mundo que es cada vez más complejo.
Al final del artículo encontrarán una descripción breve de los 7 tipos de inteligencia y su relación con los perfiles profesionales.

Pero podemos darle una vuelta de tuerca más al concepto de inteligencia. Ir más allá de pensar la inteligencia como inteligencias múltiples, que en última instancia es una complejización del concepto de CI, pero no deja de ser más de lo mismo. La capacidad intelectual implica la resolución de problemas en forma creativa y novedosa y , a mi criterio, es totalmente independiente de los tipos de inteligencia que se pongan en juego. Porque implica también la aceptación de los límites que la realidad impone, sin necesidad de resignación. La sublimación que permite la creación, produce algo distinto a la resignación, aún dentro de esos límites. Y, fundamentalmente, no debemos olvidarnos del deseo que sostiene la motivación interna del Sujeto y que está más allá de las necesidades y mandatos que impone la Cultura. Propongo construir un nuevo concepto de inteligencia y entenderla como capacidad generativa para poner en juego el deseo del Sujeto. Y propongo además, que dentro de los límites de esta definición tentativa, cada uno re-cree su propia definición de inteligencia en forma situacional, es decir no de una vez y para siempre sino contextuada en el espacio-tiempo en que deba aplicarla.

Me gustaría cerrar este artículo con una anécdota de Isaac Asimov, escritor de ciencia ficción y bioquímico soviético:

Cuenta Isaac Asimov que cuando estaba en el ejército realizo una de esas pruebas de aptitud intelectual. “… Mi puntuación fue de 160, es decir, 60 puntos por encima del normal … Nunca antes alguien había obtenido un resultado así, y por esta razón durante dos horas todos los soldados hicieron un gran alboroto festejando mi logro  … Esto no significó ninguna mejora para mi situación militar. Al día siguiente yo estaba en la cocina cumpliendo normalmente mi deber y me dije: Toda mi vida he registrado puntuaciones similares a la descrita, así que tengo la sensación interna de que soy muy inteligente. Sin embargo estos índices lo único que significan en realidad, es que soy muy bueno en contestar el tipo de preguntas académicas que se consideran dignas, y que fueron realizadas por las personas que “inventan” las pruebas de inteligencia ¿personas con inclinaciones intelectuales similares a los mías? …”

Rescato  la frase de Asimov “esto no significó ninguna mejora para mi situación…” . No hay ningún test que pueda medir una solución creativa ni una vocación, como tampoco existe un test que pueda medir una vida acorde al deseo. No hay ningún coeficiente intelectual, por más alto que sea, que asegure una vida dichosa.  En la escuela se puede ser 10 pero… en la vida 0!. (1). La elección de dónde posicionarse está en cada Sujeto. Seamos protagonistas de nuestra vida. Eso es inteligencia. El único test válido, es el sentimiento de tener una vida digna de ser vivida. Como dice Walt Whitman ” No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas … ” Carpe Diem.

(1) Les recomiendo el libro de Terezinha Nunes Carraher  sobre la institución esco lar  “En la Vida Diez, en la Escuela Cero”

Lic. Liliana Paz Mendez

Psicóloga UBA-MN 48359

Atención Clínica Adolescentes y Adultos

Orientación Vocacional y Ocupacional

Email: psyche.ar@hotmail.com

Cel 1559428070

 

 

Las 7 inteligencias según Gardner

1. Inteligencia lingüística
La capacidad del lenguaje es universal; su desarrollo en los niños es similar en todas las culturas. Aun personas sordas a las que no se les ha enseñado un lenguaje pueden inventar uno manual propio y usarlo espontáneamente. Se puede decir que una inteligencia puede operar independientemente de las modalidades del estímulo o de las formas particulares de respuesta.
Capacidades implicadas: comprender el orden y el significado de las palabras en la lectura y la escritura, y también al hablar y escuchar; narración de historias; pensar en palabras.
Sistemas neurológicos implicados: lóbulos temporal y frontal izquierdos (áreas de Broca y Wernicke).
Perfiles profesionales: escritores, poetas, líderes políticos o religiosos.

2. Inteligencia lógico-matemática
En los individuos dotados de esta inteligencia, el proceso de resolución de problemas lógicos suele ser muy rápido; un científico competente maneja al mismo tiempo muchas variables y crea numerosas hipótesis, que son evaluadas sucesivamente, aceptadas o rechazadas. Es importante destacar la naturaleza no verbal de la inteligencia matemática.
Junto con la inteligencia lingüística, el razonamiento matemático proporciona la base principal para los tradicionales tests de CI. Sin embargo, aún no se comprende totalmente el mecanismo por el cual se alcanza la solución de un problema lógico-matemático.
Capacidades implicadas: identificar modelos, calcular, formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos inductivo y deductivo; matemática; análisis; resolución de problemas; secuenciación
Sistema neurológicosimplicado: hemisferio izquierdo.
Perfiles profesionales: economistas, ingenieros, científicos.

3. Inteligencia espacial
Este tipo de inteligencia se utiliza, por ejemplo, en las artes visuales. La resolución de problemas espaciales se aplica al uso de mapas y a la navegación. El juego de ajedrez también es un campo de aplicación.
El hemisferio derecho demuestra ser (en las personas diestras) la sede más importante del cálculo espacial. Lesiones en la región posterior derecha provocan daños en la habilidad para orientarse, para reconocer caras o escenas, etc. La notable orientación de las personas ciegas demuestra que la inteligencia espacial es independiente de una modalidad particular de estímulo sensorial.
Capacidades implicadas: presentar ideas visualmente; crear imágenes mentales; percibir detalles visuales; visualizar con precisión; dibujar; lectura de mapas, gráficos, laberintos.
Sistema neurológico implicado: lóbulo parietal derecho.
Perfiles profesionales: arquitectos, diseñadores, artistas visuales, fotógrafos.

4. Inteligencia musical
La noción musical es universal. Estudios sobre el desarrollo infantil sugieren que existe una habilidad computacional en la primera infancia, hasta que luego el aprendizaje de la notación musical proporciona un sistema simbólico, lúcido y accesible.
Ciertas áreas del cerebro desempeñan un papel importante en la percepción y la producción musical, aunque no están tan precisadas como en el lenguaje. Igualmente, en caso de lesiones cerebrales, existe evidencia de “amusia” (pérdida de la habilidad musical).
Capacidades implicadas: cantar; tocar instrumentos; escuchar, reconocer sonidos; crear y analizar música; recordar melodías y ritmos.
Sistema neurológico implicado: hemisferio derecho, lóbulo temporal.
Perfiles profesionales: músicos, compositores, críticos musicales.

5. Inteligencia cinético-corporal
La evolución de los movimientos corporales especializados (incluyendo el uso de herramientas) es de gran importancia para la especie. Emplear el cuerpo para expresar emociones, competir o crear es una evidencia de la dimensión cognitiva del uso corporal.
En los diestros, el dominio del movimiento se suele situar en el hemisferio izquierdo. La existencia de una “apraxia” específica constituye evidencia de una inteligencia cinético-corporal.
Capacidades implicadas: realizar actividades que exigen fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación, equilibrio; utilizar las manos para crear o hacer reparaciones; expresarse a través del cuerpo; atletismo, danza, arte dramático, trabajos manuales.
Sistemas neurológicos implicados: cerebelo; corteza motora; ganglios basales.
Perfiles profesionales: cirujanos, escultores, actores, deportistas, bailarines.

6. Inteligencia intrapersonal
Es el conocimiento de los aspectos internos de una persona: el acceso a la propia vida emocional, la capacidad de discriminar entre emociones, y recurrir a ellas para interpretar y orientar la propia conducta. Permite comprenderse mejor y trabajar con uno mismo. El “sentido de uno mismo” es uno de los más notables desarrollos humanos.
Capacidades implicadas: plantearse metas; evaluar habilidades y desventajas personales; controlar el pensamiento propio; exhibir disciplina personal, conservar la compostura y dar lo mejor de sí mismo; reflexionar; trabajar individualmente.
Sistemas neurológicos implicados: sistema límbico; lóbulos prefrontales.
Perfiles profesionales: artistas, psicoanalistas, pensadores.

7. Inteligencia interpersonal
Se constituye a partir de la capacidad para percibir distinciones entre los demás: contrastes en sus estados de ánimo, temperamentos, motivaciones e intenciones. Esta inteligencia le permite a un adulto capaz “leer” las intenciones y los deseos de los demás. Tiene que ver con la empatía y el trabajo en equipo. Hace a la vital interacción social entre los seres humanos.
Capacidades implicadas: trabajar con gente, ayudar a las personas a identificar y superar problemas; reconocer y responder a sentimientos y personalidades de los otros; liderar, comunicar, resolver conflictos grupales.
Sistemas neurológicos implicados: sistema límbico; lóbulos prefrontales.
Perfiles profesionales: administradores, docentes, psicólogos, terapeutas, líderes políticos o religiosos.