Terapia de Pareja Conflicto de Pareja
“Amor Infinito (endless love)” Alfred Gockel

Solicitar Entrevista al 1559428070

“Por eso no seremos nunca la pareja perfecta, la tarjeta postal, si no somos capaces de aceptar que sólo en la aritmética el dos nace del uno más el uno.” Julio Cortázar

Cuando una pareja solicita una consulta, lo más habitual es que ya esté una crisis instalada, cuando se desajustan los modos habituales de afrontar los conflictos entre los miembros de la pareja. Los motivos manifiestos de consulta pueden ser el nacimiento o la educación de los hijos, la pérdida de un embarazo, problemas de comunicación, dificultades con las familias de origen, una enfermedad grave, maltrato o alguna otra problemática. Para estos casos, una terapia de pareja presenta algunas ventajas, de las cuales la fundamental es que permite, un trabajo centrado en lo intersubjetivo (la problemática específica de la pareja), en lugar de lo intrasubjetivo de la terapia individual. Es en el contexto intersubjetivo-común donde se instauran acuerdos o desacuerdos inconscientes que influyen fuertemente en la vida de la pareja. En general estos aspectos inconscientes estipulan y articulan los roles posibles dentro del vínculo. Organizan los modos de comportamiento tolerados y los renunciamientos necesarios para continuar la relación (p.ej. “de eso no se habla”, “esto sí es posible en nuestra vida sexual y esto no”) y dan cuenta de los procesos de acomodamiento entre los psiquismos de los partenaires, conformando una nueva realidad, que es más que la sumatoria de las partes.

Cuando surge la inquietud de realizar una terapia de pareja, las preguntas más frecuentes son: ¿Qué se debe tener en cuenta antes de iniciar una terapia de pareja? ¿Cuándo iniciar una terapia de pareja? ¿Cuáles son los objetivos de una terapia de pareja y cuál es el rol del terapeuta de pareja?. A continuación algunas respuestas:

Qué es una terapia de pareja? Diferencias de la terapia de pareja con la terapia individual
Los tratamientos de pareja ofrecen la posibilidad de conocer cuestiones de sí mismo, del otro y del vínculo intersubjetivo.
El objetivo principal del tratamiento de pareja es generar un cambio terapéutico en la relación, a diferencia de la terapia individual que busca un cambio en la posición subjetiva del partenaire que realiza la terapia individual.

El objetivo específico de una terapia de pareja es resignificar el vínculo y  realizar un análisis del clima vincular y de aquéllas situaciones de conflicto que se repiten permanentemente. Cada partenaire tiene una creencia inconsciente sobre el rol que debe desempeñar su pareja en la relación y en función de esa creencia obra y se posiciona en un rol complementario. Cuando estas creencias inconscientes dejan de coincidir, comienzas los conflictos. Revisar estas creencias, así como los respectivos planes de vida es crucial para no repetir situaciones y mejorar el clima vincular. El trabajo terapéutico apunta a lograr cambios en la percepción del vínculo, abriendo la posibilidad de lograr nuevos acuerdos, después de revisar los aspectos inconscientes. También es necesario revisar si los espacios de la pareja no están invadiendo o estén siendo invadidos por otros espacios como los individuales o los familiares

Estructura de las Sesiones y rol del terapeuta

Una psicoterapia de pareja se estructura en sesiones semanales de aproximadamente 60 minutos de duración. Puede tener una duración y frecuencia diferente según el caso por caso y el terapeuta clarificará, si existiere la necesidad de cambiar los tiempos, las razones y ventaja del cambio. El rol del terapeuta se sostiene en estricta neutralidad. Esto implica que no se erige en juez de ninguna de las partes ni es un consejero matrimonial. Su posición es facilitar que surjan en el aquí y ahora los acuerdos que la pareja realizó en algún momento (ya sea concientemente o inconscientemente) y que ya no resultan de utilidad para el momento actual de la pareja ni para su calidad de vida. Este surgimiento permitirá analizarlos y revisarlos. También es función del terapeuta  garantizar que el diálogo fluya en un marco de respeto y que ambas voces sean escuchadas.

¿Cuándo realizar una consulta?
La pareja decide consultar y pedir ayuda a un terapeuta generalmente porque, en principio, desea mejorar la relación y no es capaz de resolver la situación por sí sola o bien porque la conducta de cada miembro que forma la pareja desencadena reacciones en el otro y éstas a su vez generan nuevas conductas que pueden entrar en una espiral de conflicto creciente sin salida aparente. Estas condiciones pueden modificar
negativamente la relación y a cada uno de sus miembros. Para que se produzca un cambio efectivo y para que se pueda cortar el efecto de escalada , es esencial que los dos partenaires entiendan que es imprescindible su participación activa en el trabajo común que se les propone y que acuerden ambos concurrir a la terapia en forma voluntaria y sin presiones externas. Este tema es muy importante porque muchas veces uno de los partenaires acuerda por temor a perder el vínculo y esto posteriormente genera “sabotajes” al trabajo terapéutico.

Indicaciones y límites para realizar terapia de pareja
En la primera entrevista, el terapeuta evaluará en conjunto con los miembros de la pareja, la pertinencia o no de llevar adelante una terapia de pareja. En caso de decidir realizar una terapia de pareja se fijarán los objetivos y estrategias más adecuadas para abordar el caso, así como el modo de trabajo durante la sesión.

Podríamos resumir las condiciones en que es aconsejable una terapia de pareja, diciendo que se deben dar las siguientes condiciones:

  • Los partenaires consideran su problema fundamentalmente de pareja, aunque el problema pueda afectar a cada una de las partes en igual o distinta proporción
  • Ambos miembros aceptan libremente y sin presiones,  realizar la terapia. Este es un tema que se revisa en profundidad en las primeras entrevistas
  • Ambos miembros pueden distinguir entre los problemas vinculares del mantenimiento de una vida en común y los problemas que están más allá de ese vínculo.
  • También es necesaria una mínima capacidad de escucha, respeto y tolerancia de las diferencias individuales. Si alguna de las partes está atravesando una seria crisis personal, con un alto nivel de padecimiento y angustia, es conveniente que encare previamente o en paralelo una terapia individual, la cual deberá realizarse con otro terapeuta distinto al terapeuta de la pareja. Caso contrario se vulneraría el principio de neutralidad que debe regir el hacer del terapeuta

La terapia de pareja encuentra un límite y no es aconsejable, si uno de los miembros asiste forzado por la insistencia del otro y después de las primeras  entrevistas esta situación subsiste. Tampoco es posible desarrollar una terapia de pareja si ambos cónyuges presentan un frente unido que frustre todos los esfuerzos por efectuar un cambio, en ese caso el terapeuta evaluará si puede ser más conveniente abordar el cambio desde terapia individual de cada uno de los cónyuges, y realizará las derivaciones pertinentes. De igual modo, se puede aconsejar terapia individual en el caso que uno de los miembros se encuentre atravesando una crisis individual que afecte fuertemente el trabajo en la terapia de pareja.
Como se dijo anteriormente, bajo ningún punto de vista, el terapeuta de pareja atenderá a uno o ambos miembros individualmente, ya que cualquier intervención individual interferiría y desvirtuaría el tratamiento de la pareja y el terapeuta correría además el riesgo de asumir el rol de juez. En caso de ser necesaria una terapia individual además de la terapia de pareja, el terapeuta de pareja recomendará la derivación correspondiente.

¿Cuáles son los procesos de cambio que promueve una terapia de pareja?
El mecanismo de cambio que se intenta potenciar, como en todo tratamiento, es la capacidad de análisis de los aspectos inconscientes que pueden estar afectando la percepción del otro o de los roles que deben cumplir cada uno de los miembros de la pareja según acuerdos preexistentes (conscientes o inconscientes). No está de más recordar que este proceso opera impulsando una apertura al diálogo y a la escucha y respeto por el otro. Al  poder percibir al partenaire, de manera más realista, se pueden llevar a cabo relaciones más fructíferas aceptando los límites de la realidad. Generalmente las parejas suelen pasar de un período de enamoramiento absoluto al inicio de la relación, donde el otro es endiosado como el partenaire ideal, a un período de decepción y mutuo recelo cuando se descubre que el otro no responde a esa imagen ideal. Revisar entonces estas percepciones y fantasías, contribuye a que se establezcan lazos basados en el conocimiento de los límites propios y del otro y al acuerdo de un proyecto de vida en común posible.  Una terapia de pareja además, busca promover un espacio de trabajo creativo, donde se puedan plantear nuevos proyectos en los que ambas partes se sientan involucradas y sientan que llevándolos a cabo ambos ganan.

¿Cómo se desarrolla una terapia de pareja?
Las intervenciones del terapeuta apuntan sólo a aquéllos procesos psíquicos en los que participan ambos miembros de la pareja. Son intervenciones vinculares en dónde ambos miembros efectúan conjuntamente el cambio. Se intenta así articular lo intrasubjetivo individual con lo intersubjetivo de la relación de pareja. El terapeuta de pareja, como ya dijimos, no es juez ni es árbitro, ni aconseja.
Dado que la psicoterapia de pareja es una terapia vincular, se trabaja la relación de pareja como unidad, aquí y ahora, por lo que es aconsejable delimitar los temas que van directamente ligados a la relación, intentando evitar los temas individuales.
En el caso que surja un tema individual que pueda ser relevante para la pareja, el terapeuta reconducirá el tema, de manera que puedan participar los dos partenaires, siempre y cuando  ambos decidan de común acuerdo tratarlo y siempre respetando el espacio privado que cada miembro de la pareja decida excluir de la terapia. Asimismo se debe dar la oportunidad a los dos miembros de poder participar. En  síntesis, en la terapia de pareja, el terapeuta ofrece un espacio que facilita la interacción entre los dos cónyuges, y propone un trabajo de análisis que pueda ayudar a descubrir aspectos de la pareja que hasta el momento podían haber sido ignorados o encubiertos. En este espacio ambos miembros de la pareja, podrán desarrollar su capacidad de empatía y a la vez fijarán sus  límites,  en la confianza que el vínculo será preservado. Otro punto importante es lograr desmitificar el término “discutir”. Discutir tiene que empezar a dejar de ser percibido como un término negativo. La vida evoluciona en base al conflicto y a la diferencia y  los miembros de la pareja no son “almas gemelas” ni “dos media naranja” interdependientes, sino que son Sujetos distintos que deciden llevar adelante una vida en común. Desde allí, discutir puede ser visto  como un ejercicio superador del conflicto, que abre a  la posibilidad de que ambos miembros hablen libremente sobre sus problemas, sin agresiones ni juicios de valor y en el marco del respeto por el otro, por uno mismo y por el vínculo.

Beneficios de una adecuada terapia de pareja

Entre los beneficios de una terapia de pareja podemos mencionar:

  • Generación de un cambio terapéutico en la relación que permita movilizar las conductas repetitivas y los acuerdos inconscientes
  • Alcanzar un buen conocimiento de sí mismo para poder entender cómo actúa cada miembro en la relación.• Aceptar y comprender al cónyuge tal como es y no como se desearía que fuera.
  • Mantener expectativas próximas a la realidad respecto a cada uno y a la propia relación.
  • Permitir y respetar las áreas personales.
  • Recuperar la capacidad de comunicación y escucha que permitirá el desarrollo de la empatía, la intimidad y la sexualidad.
  • Promover la diferenciación entre los miembros de la pareja. Desmitificar la fantasía de la “media naranja”
  • Facilitar que la pareja recobre la confianza en sus posibilidades de crecimiento.
  • No repetir los mismos errores, ya sea que se decida continuar el vínculo o que se decida dar por concluída la relación de pareja
  • Desarrollar la capacidad de interacción con un otro
  • Fomentar la confianza individual y mutua y favorecer la toma de consciencia de los límites personales y de cualquier relación
  • Transitar la experiencia de un cambio creativo y fructífero para la pareja y para cada uno de los miembros

Quiero cerrar este artículo con una estrofa de un  poema de Mario Benedetti

“si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos”.

 

Lic. Liliana Paz Mendez
Psicóloga  UBA

Jóvenes – Adultos

Terapia de Pareja

Orientación Vocacional

Zona Villa Devoto Villa Pueyrredón

Zona Colegiales Villa Urquiza Belgrano R

Honorarios Institucionales – Reintegros Obras Sociales
Cel 1559428070
Email: psyche.ar@hotmail.com

 

 

Billy Joel “Just the way you are”  (subtitulada en español)

 

Déjenos su consulta. Contestaremos a la brevedad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s